viernes, 31 de julio de 2009

La guerrilla árabe (IV)

La segunda parte de la rebelión, comenzó cuando Lawrence tejió una, siempre frágil alianza, entre los Árabes de Faisal y el clan de Auda Abú Tayí (anteriormente un vasallo del Imperio Otomano) con la intención de conquistar el puerto de Aqaba, que es el último puerto que tienen los Turcos en el Mar Rojo. (Para los árabes, en contra de lo que dice la película y libros, no suponía ninguna ventaja especial su conquista salvo la de destruir una guarnición Otomana más. Pero los Británicos querían destruir la última posición Otomana que amenazaba el flanco derecho de la Fuerza Expedicionaria Egipcia, en su avance a través de Palestina).
En Abril de 1917, se inicia la conquista el puerto de Aqaba (actualmente en Jordania).
El día 9 de Mayo de 1917, el propio Lawrence parte con 40 hombres a camello, para realizar un meticuloso reconocimiento del terreno. (Lawrence escogió a todos sus acompañantes entre los miembros de la tribu Howeitat; originaria del territorio de lo que actualmente es Siria).
La ciudad caerá definitivamente en sus manos el 6 de Julio de ese año. Posteriormente, Lawrence recorre 240 km. a camello hasta llegar a las posiciones Británicas en el Sinaí. Para dar la buena noticia y lograr provisiones para sus 2.500 hombres más los 700 prisioneros Turcos supervivientes de la batalla.
Poniendo fin a la campaña guerrillera del Hejaj, con la liberación de las ciudades (anteriormente abandonadas por los Turcos de la Meca y Medina).

Entre Noviembre y Diciembre de 1917 y en apoyo de Allenby, Lawrence organiza una serie de pequeñas incursiones en las inmediaciones de la guarnición Turca de Bersheva.
El 10 de Noviembre de 1917, se libera la ciudad de Jaffa. (Desde donde en Diciembre de 1917, se recibió la noticia de la liberación / ocupación de la ciudad de Jerusalén por parte de Allenby)

El propio Lawrence realizará en Noviembre de 1917 dos incursiones de reconocimiento de nuevo disfrazado de peregrino Circasiano, sondeando las diferentes tribus árabes en Siria y Palestina para que se unieran a la revuelta. (Aquí es cuando se produjo el supuesto episodio de Deraa, donde según su relato de los Siete Pilares de la Sabiduría, fue flagelado y violado por varios soldados Turcos, ante su negativa de mantener relaciones homosexuales con el alto mando Otomano. Se supone que fue el Comandante de la Guarnición: Bimbashi Ismail Bey ó el Jefe de Milicias: Aliza Riza Bey. El episodio es considerado en general completamente falso, pero lo dejaré para más adelante).
Con la noticia de la caída de Aqaba en manos árabes, de boca en boca y el comienzo del año de 1918, docenas de funcionarios árabes del Imperio Otomano empiezan a pasarse a las filas de los revolucionarios. (Con ellos se creará la primera administración y burocracia de los diferentes países que compondrán el Oriente Medio).
Por su parte, T. E. Lawrence, recibe refuerzos:
+ Rifles, Ametralladoras, Explosivos y artillería pesada.
+ Los nuevos asesores británicos: Teniente Coronel Steward F. Newcombe y el Teniente Coronel Charles E. Wilson.
+ Un contingente de tropas Francesas (que despertará diversas desavenencias entre los árabes insurgentes).

Mientras Feysal realizó entre Enero y Abril de 1918, un sabotaje generalizado de las líneas de ferrocarril Otomanas en el centro de Siria y librará la batalla de Tafileh.
(Esta fase de la guerra, es sin duda la más polémica; pues es cuando se destruyeron más trenes, se sabotearon más ferrocarriles y se masacraron a más Turcos, tanto civiles como militares).
Además las fuerzas insurgentes, agrupadas ahora como unidades de caballería ligera:
Realizan tareas de inteligencia para el ejército de Allenby, reconociendo todas las posiciones Otomanas.
Realizan el acoso y destrucción de las columnas de suministro Turcas.
Realizan ataques a las guarniciones más pequeñas y aisladas (generalmente no tomaban prisioneros).
Realizan un sabotaje generalizado de las vías de ferrocarril en la retaguardia Otomana.
Participan como fuerzas regulares en la batalla de Megiddo (Y aunque suele olvidarse, durante más de diez días se suceden las matanzas generalizadas de cuantos Turcos [civiles y militares] caen en sus manos).
Entre Abril y Julio de 1918, Lawrence actuará de enlace entre los ejércitos insurgentes Árabes y el Cuartel General británico.
El 28 de Noviembre de 1918, los irregulares árabes conquistan Deráa, provocando primero una desbandada de civiles y militares Otomanos y después una gran matanza de ambos.
La última acción de Lawrence fue esperar a las afueras de la ciudad de Damasco, a partir del 30 de Septiembre de 1918, al frente de las tropas árabes (si bien esta ciudad se había rendido antes a las tropas Australianas de Allenby y siendo las primeras fuerzas árabes en llegar la caballería a camello del califa Naser Hashemita y los irregulares de la Tribu Rualla). La llegada de Faisal, para convertirla en la nueva capital de un estado árabe. Si bien la mecha de la revuelta ya había prendido entre sus moradores, quienes llenaron las calles con la bandera de la revuelta, hasta que en 1920, fue derrotado por los Franceses en la batalla de Maysaboum.
El día 1 de Octubre de 1918, las fuerzas árabes combinadas de Lawrence y Auda Abu Tayí, harán una entrada triunfal en Damasco y protagonizaran un desfile militar.
El 4 de Octubre de 1918, Lawrence sirve de intérprete en una reunión entre el coronado Rey Faysal y el condecorado Mariscal Allemby. Terminada esta, Lawrence comunica que debe volver al Reino Unido. (No está claro el motivo, pero parece ser que sus superiores del servicio secreto requerían de una explicación pormenorizada de la situación en todo el Oriente Medio, una vez que los Otomanos estaban dejando un vacío de poder al abandonar el territorio).
Por sus servicios, Lawrence obtuvo la Orden de Servicios Distinguidos y el nombramiento de Compañero de la Orden de Bath. Sin embargo, quedó muy disgustado por no haber sido ni si quiera propuesto para la Cruz Victoria (hay toda una mitología sobre este tema, que va desde los celos hasta la conspiración, pero en general el desconocimiento de sus actuaciones probablemente pesaron mucho en esta decisión. Y además hay quien dice que su libro solo fue una forma de publicitar estas). Por lo que en represalia, rechazó el título de Caballero Comandante del Imperio Británico.

Uno de los mitos, que hay que desterrar, es la idea de Thomas E. Lawrence, convertido en Beduino y recorriendo el desierto haciéndose pasar por árabe y engañando a todo quiste.
La verdad, es que durante la campaña adoptó muchas de las costumbres árabes (como el beber té – que de todas formas ya hacía en gran Bretaña – o fumar una pipa de agua). Pero otras muchas no, como la de convertirse al Islam (nunca lo hizo, aunque le encantaba las horas de los 5 rezos al día, para poder asearse o estirar las piernas).
Sin embargo hay otros elementos que se han pasado deliberadamente por alto; el primero era la vestimenta; al presentarse a Hussein, vestía su uniforme de campaña de Mayor del Ejército Británico. Durante toda la campaña usaba ropas más o menos de civil, salvo su correaje con su revolver y la canana con las balas de su rifle; pero solía gastar pantalones de color caqui anchos y botas de montar, junto con una camisa parda (más tarde blanca) y una capa de lino teñido en índigo azul. Por la noche, se ponía encima de sus ropajes un capote en lana de color pardo oscuro. En cuanto a prenda para la cabeza, empezó empleando una gorra de oficial Británico, que con el tiempo complementó con un sombrero australiano de ala ancha y sin insignias.
La imagen que tenemos de Lawrence vestido de árabe es, en general, falsa. Solo se ponía esos ropajes cuando debía pasar desapercibido por alguna posición Otomana en misión de reconocimiento. Si bien más adelante adquirió o le regalaron una vestimenta de notable árabe, así como un camello blanco (reservado solo para la nobleza árabe), con el que practicó cientos de sesiones fotográficas para la prensa.
Montaba a camello, burro, caballo, bicicleta o en vehículo a motor según circunstancias y según disponibilidad de transporte.
Por tanto ¿quién crea la imagen de T.E. Lawrence – Lawrence de Arabia: muy sencillo, el mismo en colaboración del periodista Thomas Lowell (y de su cámara Harry Chase) que rodaron varias tomas de película y realizaron cientos de fotografías en 1918. Ellos son los que filman y fotografían a Lawrence a camello vestido de noble árabe y así impresionaron al público hasta nuestros días. Pero lo cierto es que no fueron más que fotos y posados.
Además está el asunto de las armas: su primera arma fue en su época de arqueólogo un viejo Colt – Pacificador de acción simple del calibre 45. Que siguió usando, hasta que en una acción, el dijo que se lo robaron, mientras que muchos afirman que simplemente se deshizo de él para pasar desapercibido cerca de los Turcos.
Durante la revuelta empleó una Máuser C – 96 automática, pues era un arma alemana en servicio en el ejército Otomano, lo que haciéndose pasar en ocasiones por beduino, no constituía ninguna novedad para cualquiera que pasara por el desierto. Sin embargo, el arma que más cariño tuvo, fue una Colt M 1911 de ordenanza en el ejército U.S.A. posible regalo del periodista Thomas Lowell, con el que consiguió la exclusiva del héroe del desierto.
Sin embargo y si analizamos toda su actividad durante la revuelta, nos encontramos que nunca sufrió ninguna herida o enfermedad, lo que me lleva a dudar de muchas de sus afirmaciones de que entró en combate en primera línea o que compartía todas las incomodidades de la campaña con sus hombres.

Otro mito a desterrar, es el de su amistad para con los árabes. Cierto es que se convirtió en confidente de Faisal y el defensor de su causa personal en las negociaciones de paz. Pero esto nunca le apartó de su objetivo principal, el imperio Británico y su expansión.
Y cierto es que también fue muy generoso en su descripción de los árabes que, a diferencia de los encarnados por Omar Sharif, Anthony Quinn y Alec Guinness, no sólo dieron muestras repetidas de incompetencia militar, sino que se movieron fundamentalmente por intereses tribales y personales y estuvieron más de una vez a un paso de traicionar a los aliados y firmar una paz por separado con los turcos. Como, también de pasada, queda reflejado en la película, cuando llegaban determinadas épocas del año, los árabes se volvían a los lares tribales y el oficial británico se quedaba solo y desasistido a la espera de tiempos mejores para continuar la lucha contra los turcos.
Lawrence, a diferencia de lo relatado en la película, no creyó jamás en la causa de la independencia árabe porque consideraba que sus dirigentes nativos eran demasiado sectarios y torpes como para establecer naciones estables que pudieran progresar. Así, a pesar de sentir cierta simpatía personal por algunos de ellos, a favor de los cuales abogó durante la conferencia de paz de París de 1919, era partidario del establecimiento de protectorados británicos en Oriente Medio que permitieran la perpetuación del imperio de Su Majestad y, poco a poco, llevaran a los árabes hacia la civilización.
También era Lawrence un defensor del sionismo y participó, entre otros episodios, en un acuerdo firmado entre Feisal y Weizmann el 3 de enero de 1919 en virtud del cual los árabes permitirían el asentamiento de cinco millones de judíos en Palestina y su participación en las tareas de gobierno a cambio de su ayuda técnica. En el incumplimiento de los caudillos árabes de ese acuerdo se cimentarían terribles dramas posteriores, como el de la imposibilidad de huir del Holocausto nazi y el actual conflicto de Oriente Medio.
Esto no resta mérito (o no debería restarlo) a su propuesta presentada al ministerio Británico de la guerra de 1918, para crear un reparto del Oriente Medio más acorde con las promesas hechas a los árabes. Probablemente tenía más en mente aislar a Francia que apoyar a sus ex – compañeros de guerra. Pero los hechos son los siguientes:

+ Para Francia => Exclusivamente el territorio de lo que hoy es el Líbano.
+ Para los Judios Sionistas => La Palestina Bíblica. (Quedando Jerusalén como una ciudad autónoma propia).
+ Para las minorías étnicas => Una Armenia independiente y costera desgajada de Turquía. Más el Norte de Iraq para crear un estado Kurdo independeinte.
+ El Hejaj (hasta el paralelo 30º) para Hussayn y sus descendientes.
+ Un gran estado Árabe con capital en Damasco para Faysal.
+ El Sur del actual Iraq, con capital en Bagdad para Abduallah.
+ Un pequeño estado Árabe con capital en Kirkuk para Zayd.
Propuesta, que de todas formas fue desestimada.

Los crímenes de guerra y otras atrocidades: Francamente todavía existe la creencia que la I Guerra Mundial fue la última guerra entre caballeros. A decir verdad no lo fue y la población civil de todos los bandos padeció casi tantas calamidades como en la siguiente guerra mundial (salvo la excepción quizás que en este conflicto, no se lanzaría simultáneamente varias guerras étnicas a la vez [contra los eslavos, contra la población hebrea y contra la población china] junto con los propios teatros de operaciones de la guerra. Aunque sí hubo un genocidio, el de la población Armenia.)
Con especial relevancia a este hecho, debemos señalar las diferentes campañas del Oriente medio y en especial dos hechos luctuosos:
a)La represión Otomana sobre las tribus y comunidades de etnia Árabe sospechosas de haberse sumado a la rebelión (aunque no hay cifras concretas, se estima en varios millares de muertos, junto con el arresto y desaparición de la mayoría de los líderes árabes que se manifestaron en contra del imperio Otomano).
b)La limpieza étnica de Turcos que tanto el ejército regular de Allenby como el irregular Árabe realizó en todas y cada una de las ciudades y pueblos que iban liberando sobre la marcha. Incluido el asesinato de civiles y de soldados rendidos o heridos.
Este hecho es sin duda el más polémico y hasta la fecha ha sido poco o nada tratado. Sin embargo estas matanzas fueron bien documentadas, no solo por los escasos supervivientes Turcos, sino por testigos civiles y en ocasiones por los propios guerrilleros árabes (en ocasiones por venganza por masacres cometidas anteriormente contra civiles turcos).
La gran duda, es si el propio T.E. Lawrence ordenó o participó o no impidió que se cometieran éstas. Los testimonios son confusos, pero parece ser que como mínimo y con sus propios ojos fue testigo de varias (en especial tras la conquista de Daráa). Tengamos en cuenta que su fuerza insurgente no era demasiado disciplinada, pero aun así nunca manifestó la más mínima condena o repulsa por estas matanzas.
Otro punto mucho más espinoso es determinar cuando empezaron a generalizarse las masacres. A campo abierto, cuando se tendía una emboscada a alguna columna enemiga o se saboteaba un ferrocarril enemigo, los irregulares simplemente combatían hasta que los Turcos se veían forzados a retirarse, momento en que aprovechaban para saquear los cadáveres (y rematar a los heridos para mayor comodidad durante el saqueo). Sin embargo al principio de la campaña insurgente, entre 1914 y 1917 las ciudades conquistadas eran saqueadas, pero generalmente los prisioneros Turcos (indistintamente civiles y militares) eran entregados a los Británicos. Sin embargo, al empezar la campaña de Palestina (julio de 1917) y hasta la batalla de Megido (septiembre de 1918); las masacres de prisioneros, heridos y civiles Turcos se generalizaron. ¿Porqué? ¿Simples venganzas por represalias Turcas contra los civiles árabes o un plan generalizado para destruir a la casta que había regentado el poder hasta la fecha y sustituirla por una nueva casta?
¿Lawrence solo cumplía órdenes? ¿De quien? ¿Estaba el gobierno Británico y el cuartel general aliado al tanto de los éxitos del llamado “Emir Dinamita?”
Y la más inquietante de todas las preguntas y la que no creo que nadie pueda nunca responder salvo el propio T.E. Lawrence ¿le afecto de algún modo estas masacres o por el contrario le resultaba placentero realizar dichas masacres?
Esta es sin lugar a dudas el punto más crítico (y siniestro) así como el más oscuro de la personalidad de Lawrence de Arabia. Sin embargo recientemente, se han publicado libros y estudios al respecto. Pero tenemos el testimonio de alguien que le conoció en vida: Rebecca West, que trató con él en 1923: destacó su personalidad narcisista, disociatiba y con tendencia a la impudicia (¿?). Concretamente:
...Lawrence era un esquizofrénico y él podía ser dos hombres diferentes a la vez. (...) Sentías que era un gran hombre, al tiempo que era una mala persona a la que adorabas y mentías sobre él y su “manera de hacer las cosas” y que no eran posibles esas... Hubiera sido un compañero ideal sino fuera por su propio narcisismo, por lo que las sospechas siguieron creciendo a su entorno.
Esa fue la impresión que me dio – dos hombres en el mismo pellejo, siendo la parte buena la que debía alojar a la mala con un poco de horror...-
Además del libro escrito por André Malraux (“El Demonio del Absoluto”) sobre el mismo tema. Y aunque abiertamente no dice nada en un sentido o en otro hay datos que quizás corroboren esta tesis:
Me explico:
Lawrence perdió dos hermanos en Europa.
Existe su conocida cita: “Existen dos clases de hombres: aquellos que duermen y sueñan de noche y aquellos que sueñan despiertos y de día... esos son peligrosos, porque no cederán hasta ver sus sueños convertidos en realidad”.
A lo que André Malraux añadiría: - Serán justamente estos últimos, los llamados a buscar un “Absoluto”, quienes se enfrenten al “demonio” que lo custodia con recelo.
La propia dinámica de la guerra mundial, en especial a partir del año 1917, que es cuando las potencias pierden más hombres en los diferentes frentes y exigen por tanto mayores esfuerzos para acabar con la guerra.
Por todo ello, y sobre todo por el intento del autor de disculpar a Lawrence (¿de qué hecho o hechos?) nos lleve a pensar que sabía o le confesó algo demasiado difícil de explicar o demostrar.

El incidente de Deráa: Simplemente es fruto de su fantasía. Las fuentes Turcas, siempre han indicado que tanto el supuesto Bey de la ciudad al que Lawrence atribuye la insinuación homosexual, como la propia situación son totalmente falsas. Me explico, los dos posibles sospechosos de ser el personaje que Lawrence atribuye el mando de la ciudad, ni estuvieron ese día en sus puestos (uno llevaba varios días fuera por motivos familiares y el otro acudió al cuartel general a recibir instrucciones esa misma mañana) ni eran homosexuales de forma alguna (en el caso concreto de Bimbashi Ismail Bey es conocida su afición desmedida a las mujeres y esposas de otros).
Por otra parte, los hombres que acompañaron a Lawrence a esa misión, al ser preguntados sobre los detalles de la misma, indicaron que todo ocurrió sin novedad y que Lawrence entró y salió de la ciudad sin novedad. Tampoco muchos de los que vieron posteriormente el torso desnudo de Lawrence, hicieron referencia a marcas o cicatrices como deberían haber existido de ser cierta la supuesta flagelación.
Y finalmente está la cuestión de porque se inventó esta historia. Hay varias teorías:
a)Si como muchos dicen T.E. Lawrence era homosexual o al menos, como muchos afirman, un aficionado a los juegos Sado – Masoquistas. (Desde luego no hay pruebas de ninguna de ambas afirmaciones). Entonces esta referencia y otra referencia al principio del libro (Concretamente donde describe las pobrezas del ejército Otomano, cuando indica que los oficiales tienen por costumbre penetrar por vía anal a sus subordinados – Algo por lo que se sabe totalmente falso, pues la homosexualidad, estaba castigada con la horca en las filas del Ejército Otomano) no son más que homenajes a ambas tendencias sexuales.
b)Otros afirman, que es un intento de justificar la matanza acontecida posterior a la conquista de la ciudad de Daráa, donde no se hicieron prisioneros, se remató a todos los heridos y posteriormente se masacró a los civiles Turcos que no habían logrado huir de esta ciudad.
c)Una muestra de humor negro militar, concretamente haciendo referencia al tópico sobre los muy machos (y homosexuales) oficiales turcos y sus eunucos / sirvientes - soldados.

1 comentario:

Miki Richards dijo...

He leído varios libros incluído Los siete pilares de la Sabiduría y me ha dado la impresión de que en el último hay mucho de fantasía y un alto grado de autojustificación de los desmanes de los árabes aunque los turcos dieron bastante pie a ello. No cabe duda de que Lawrence tenía un ego como una catedral y de que al no estar en el candelero cogió tal depresión que llegó a cambiarse el nombre como se refleja en el famoso reloj Omega comprado en el 1933 a nombre de un tal Shaw (él mismo) y que falsamente piensan algunos que fué el que llevó en la revuelta del desierto. Creo que de alguna manera fué una suerte que se matase y dejase un cadaver y una moto jóvenes al irse porque eso lo llevó a la inmortalidad en vez de convertirse en otra figura de moda más.

Sobre si era gay o no tampoco es que demostrase mucha afición por las señoras aunque de todas formas los ingleses nunca tuvieron mucha fama de amantes ardientes ni de machotes y en eso se parecían a los turcos más de lo que a ellos les gustaría reconocer.